agosto 18

Vincúlate con el éxito: 6 llaves que te abrirán sus puertas (2ª Parte)

Vincúlate con el éxito: 6 llaves que te abrirán sus puertas (2ª Parte)

cascara1¿Ya tienes claro qué es el éxito para ti? ¿Hiciste parte de tu llavero las tres primeras llaves? Si la respuesta es sí, enhorabuena. Deseo que ya estés atravesando las puertas hacia un futuro prometedor, si la respuesta es no, enhorabuena también, nunca es tarde para perseguir aquello que deseas.

Sabes que está en tu mano vincularte con el éxito y que este no existe hasta que tú no le des significado, eso es positivo porque nadie puede elegirlo por ti. Es cuestión de que tú tomes la decisión. Enhorabuena porque cuentas con la libertad de poder decidir cuándo definirlo y cómo acercarte a él y esa libertad ya es un éxito desde mi punto de vista. Es un buen comienzo y además tienes las llaves para cuando quieras abrir sus puertas ;)…Seguimos.

(Puedes recordar las tres primeras llaves que compartí en la primera parte del artículo, haciendo clic AQUÍ )

Uno de los errores con los que me encuentro frecuentemente es el de querer luchar contra el miedo. Querer acabar con él, como si fuera posible no tener miedo. Considero que  la palabra luchar en sí, predispone hacia una actitud de ‘alerta’, de exceso de energía y por tanto de cansancio prematuro, con lo que no me parece útil «luchar contra los miedos»…de hecho, me parece agotador ¿Qué te parece si en lugar de luchar con ellos, los gestionamos?

Aunque no profundizaré mucho en el tema del miedo (hay mucha literatura sobre ello), sí me parece interesante recordar que no podemos deshacernos del miedo. Es algo que forma parte de nuestra naturaleza y que en la mayoría de los casos, bien entendido nos ayuda a avanzar, aprender, desarrollarnos…¿Qué podemos hacer para que el miedo no nos derrote antes de luchar? ¿Para que no nos paralice? Hay diferentes opciones: Analizar, transformar, actuar, gestionar…podemos escoger una, dos o todas, lo importante es hacer lo que llamo una ‘gestión inteligente del miedo’, que es nuestra cuarta llave maestra.

4- Gestiona de manera inteligente tus miedos: ¿Y qué es esto de la gestión inteligente del miedo? Pues aunque el nombre parece casi un método científico o un nombre de una tesis, no es otra cosa que trabajar la consciencia de las emociones que los miedos nos provocan y transformarlas en combustible que nos potencie en lugar de frenarnos. Veamos. El miedo está presente en el 95% de nuestras decisiones, casi nada, por tanto la cuestión no es acabar con ese 95% -que cansancio, estaríamos todo el día ‘luchando’- en lugar de eso podemos plantearnos, qué puedo aprender de ese miedo y a qué me puede ayudar. Para saberlo, aunque hay muchos ‘cómos’, te comparto los dos más útiles y rápidos desde mi punto de vista:

– ¡Afróntalo! Indaga y pregúntate: ¿Qué es lo peor que me puede pasar…? (Si hago esto o lo otro, si llamo, si digo que no, etc) Esta pregunta considero que es uno de los ‘cómos’ estrella. En mi caso personal la uso con frecuencia para recordarme que casi en el 100% de los casos, la respuesta es: nada.

– Detecta y cambia la historia que te estás contando…cambia el enfoque: Si te estás convenciendo de que si haces tal o cual cosa va a pasarte lo peor, piensa con qué pruebas y/o argumentos te estás contando esa historia. Cambia el enfoque, cambia la historia y constrúyela con argumentos que te ayuden y te impulsen. Casos de éxito, historias positivas, vídeos de motivación. Piensa que si otros los han conseguido tú también puedes, sólo has de aprender cómo lo han hecho los demás y hacerlo tú también.

Te animo a que cuando sientas miedo, de hecho te felicites por ello, significará dos cosas, que estás vivo/a y que has sido valiente por salir de tu zona de confort y atreverte e ir a por aquello que deseas.

5- Primero a lo primero…: Primero haz lo primero que lo segundo conviene dejarlo para después…

Suele pasar con cierta frecuencia que dejamos para mañana, pasado y al otro, aquello que ‘no nos gusta mucho hacer’, que nos da pereza, que resulta complicado; haciendo primero cosas que sí nos gustan o apetecen, incluso cuando ni siquiera nos acercan a nuestros objetivos…¿Te ha pasado?

Personalmente me gusta mucho bailar, sin embargo no me gustan nada las tareas administrativas y cuando se acerca el momento de hacerlas, si me dan a elegir bailar o ponerme a hacer números, ¿Qué crees que haría? Pues si no ‘me hubiese entrenado’ en poner el foco a lo importante, seguramente elegiría el baile, ‘dejando para después’ la tarea nada gustosa para mi. Sin embargo, esa tarea seguirá ahí (no se hará sola a no ser que yo la delegue, que sería otra opción que también implica acción) y tarde o temprano tendré que resolverla igual, con lo que, por prioridad convendría hacer primero lo primero y dejar el baile para después, ¿no?

Esto que parece muy obvio y que todos sabemos, no por obvio es sencillo, ya que solemos vivir en ‘espirales de postergación’ (dejar constantemente para mañana lo que tienes que hacer hoy) y estas espirales, si no las deshacemos y las detectamos, no hacen otra cosa que postergar, adivina: ¡tu éxito! Si lo importante, lo esencial para conseguir aquello que deseas, aunque no te guste demasiado, lo dejas para después, ¿para cuándo la vida que deseas?

Pon foco a lo importante, a aquello que te suma, que te acerca a donde quieres estar…No siempre podrás hacer cosas que te encante hacer, sin embargo, es enorme la satisfacción que se siente cuando una sabe que ha hecho ‘lo que tenía que hacer’, así que graba esa sensación y acuérdate de ella cuando sientas que la postergación te ronda y ponte en el número uno de la lista aquello que tiene prioridad, sin más.

Cuando no sepas muy bien si estás con el foco en lo correcto, pregúntate: ‘Esto que estoy haciendo ahora, ¿me acerca o aleja de mi objetivo?’ Te ayudará a saber qué es lo primero…

6-  Únete a la CYA: Hace unos meses, en un programa de radio, mi colega Ángel Briones, hablaba de la técnica de la CYA y dije: ‘me apunto’ y aunque no recuerdo con exactitud absoluta la utilidad que él le daba, sí he encontrado la mía propia que ¡funciona! Con su permiso, tomé prestada la técnica, la hice mía y hoy quisiera compartirla contigo.

Es una clave-llave importante para vincularte con el éxito, la de saber escuchar. Ya sabes, no oír sin más, si no, darle sentido a lo que percibimos con todos los sentidos, valga la redundancia. Considero que es una de las más útiles habilidades, por todo el aprendizaje que podemos extraer de ella. Aprendizaje que sin duda, nos llenará la maleta del triunfo.

Cuando escuchas de manera activa, percibes sabores, olores, sensaciones, sentimientos, necesidades, actitudes, emociones…Todo esto es información, información que puedes convertir en experiencia, que puedes transformar en aprendizaje que puede llevarte a su vez, a crear soluciones y cubrir necesidades…y todos en mayor o menor medida en nuestra vida o en algún momento, nos dedicamos a esto, profesional o personalmente, generar soluciones.

El hacerte de la CYA consiste en trabajar en la habilidad de la escucha activa llevando a cabo dos prácticos pasos: Calla Y Analiza.

Calla: Escucha, escucha y escucha, sin juzgar, cuestionar, interrumpir. Solo escucha y deja para luego tus interpretaciones y opiniones.

Y: Date cuenta que no es ‘o’, una cosa o la otra, es ‘y’ 🙂

Analiza: Extrae el aprendizaje de lo que has recopilado. Quédate con aquello que puedas aplicar y que te sirva para ti, para tu día a día. Lo que veíamos en la llave anterior ¿recuerdas?, quédate con lo que te acerque a donde quieres estar y ¡aplícalo!

Ahora ya tienes el llavero completo que deseo, pueda abrirte puertas de entrada y salida de muchos triunfos y glorias. No tienes por qué usarlas todas a la vez. Seguramente al leer los artículos hay párrafos, palabras, claves que te han latido más que otras, quédate con esas;  con una, con media, lo importante es que aunque sea un poquito, pongas algo en práctica desde ya, así evitarás que todo caiga en el saco del olvido. Recordando las palabras del amigo Einstein: ‘El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información’

 

 

 

Loved this? Spread the word


About the Author

SaraD

Artículos Relacionados

Érase una vez un nuevo comienzo…

Leer más ...

La Fórmula de la Felicidad: Salud, Dinero y Amor

Leer más ...

Te quiero…lejos: El valor del desapego y la soledad

Leer más ...

Cinco pequeñas acciones para aumentar tu bienestar

Leer más ...
Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}