enero 13

[Vídeo] Comunicación No Violenta: Un plano de seis pasos fácil y útil

[Vídeo] Comunicación No Violenta: Un plano de seis pasos fácil y útil

[sharebox5_no_text] [/sharebox5_no_text]

Cuando tienes una conversación con una persona y estás en desacuerdo con su punto de vista o hay algo que te ha hecho alguien y te ha molestado, ¿cómo te diriges a esa persona para decir tu opinión? ¿Lo dices o te callas?, ¿escuchas lo que la otra persona quiere o te empeñas en imponer tus argumentos?, ¿eres flexible?, ¿te enfadas?…Hay muchísimas maneras de decir las cosas (y recibirlas)  y lo cierto es que cómo lo hagamos no es tan importante, si el resultado es positivo y beneficioso para todas las partes, lo que ocurre, es que también hay un montón de factores que influyen en nuestra manera de comunicar y ésta, no es siempre igual y acertada, ya que depende de: nuestro estado de ánimo, humor, sitio, persona…y de taaantas cosas, sin embargo hay que tener cuidado con lo que decimos, cuando lo hacemos y cómo lo expresamos, pues todo lo que sale por nuestra boca, tiene un impacto en la persona que lo recibe, y en ese momento tenemos la responsabilidad de cómo lo que digamos, afectará a la otra persona, y de comunicar de manera positiva, negativa o indiferente…

Gran parte de la interpretación que la otra persona haga de una conversación conjunta, corre de nuestra cuenta, por eso, en la medida posible, hemos de procurar que aquello que digamos llegue como queremos y no tenga un impacto negativo o sea doloroso para la otra parte.

Insisto, no es tan importante la metodología que usemos para comunicarnos de manera adecuada, lo importante es el resultado. Hay muchas maneras de asegurar que el mensaje llega como deseamos y que deje una huella positiva en la persona, seguramente conozcas algunas de ellas -feedback positivo, asertividad- sin embargo me gustaría proponer,          -gracias a que una de vosotras me lo hizo recordar hace poco- un plano más de comunicación que considero bastante sencillo de usar e integrar, de recordar y muy efectivo: El plano de seis puntos, OLACEP que está basado en la Comunicación No Violenta. Y, ¿en qué consiste este plano de comunicación? Vamos a ello.

  • O = Origen: Asegurarnos de que la persona a la que nos dirigimos es la persona adecuada. Cuando hay más personas implicadas, es común que haya una o más fuentes de conflicto pero siempre hay una «primera fuente» donde nace la conversación, hemos de asegurarnos de dirigirnos a ella.
  • L= Lugar adecuado: Hemos de cuidar el lugar en el que hablemos con alguien, sobre todo si es para tratar temas algo delicados. Vigila que no haya muchas personas delante (o ninguna) y que sea un lugar neutro.
  • A= Aproximación amistosa: Hemos de asegurarnos de que la persona quiere escuchar. De no ser así, lo que tengamos o queramos decir no servirá para mucho. Es recomendable no hablar, aunque sea con tono conciliador, justo después del conflicto. Asegúrate de que la persona está receptiva y no hay ninguna emoción negativa a flor de piel (enfado, ira, rencor…)
  • C= Comportamiento objetivo: Procura no hacer juicios sobre la manera de ser de la persona, sé objetiva y así no se sentirá atacada.
  • E= Emoción: La descripción de los hechos -objetiva como apuntaba en el paso anterior- ha de ser inmediatamente seguida de la emoción que has sentido. De esta forma la persona sabrá que eso que te ha hecho, dicho, ha provocado ese sentimiento en ti, sin sentirse acusada. Le ayudarás a entender, a saber las consecuencias y con esa información y sin acusaciones, la persona estará más receptiva para una posible conciliación. Lo que has sentido es solo tuyo, se puede estar más o menos de acuerdo en el «cómo», pero tu emoción y sentimientos no admiten discrepancias.
  • P= Propuesta de mejora: Una vez ya hemos hablado del hecho de manera objetiva y de lo que este no ha hecho sentir, es momento de mirar hacia delante y hacer una propuesta de mejora que beneficie a ambas.

Pongamos un ejemplo sencillo del uso del plano de seis puntos, por ejemplo para decirle a nuestra pareja que no deje la ropa siempre por ahí tirada:

«Cariño (origen), ¿tienes un momentito ahora para que te comente una cosilla? (lugar, momento y aproximación amistosa). He visto que has dejado tu ropa por ahí tirada y descolocada (Comportamiento objetivo), la verdad es que cuando la veo me hace sentir mal, como que no tienes en cuenta el orden de la casa o el valor de las cosas (emoción), ¿qué te parece si cuando te la quitas la llevas directamente a lavar o la colocas en el armario? Si quieres, al principio, te ayudaré a recordarlo…(Propuesta de mejora)»

¿Qué tal te suena? Es un ejemplo muy sencillito de los muchos que se nos pueden dar y al principio puede parecer que hemos de acordarnos de muchos pasos, sin embargo es una práctica que en cuanto se repite pocas veces, se integra de manera automática en nuestra manera de comunicarnos con los demás. ¿Te animas a probar?

Recuerda este bonito proverbio árabe: «No hables si lo que vas a decir no es más bonito que el silencio»

Loved this? Spread the word


About the Author

SaraD

Artículos Relacionados

Érase una vez un nuevo comienzo…

Leer más ...

La Fórmula de la Felicidad: Salud, Dinero y Amor

Leer más ...

Te quiero…lejos: El valor del desapego y la soledad

Leer más ...

Cinco pequeñas acciones para aumentar tu bienestar

Leer más ...
Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}