abril 16

¡PREocupate!

¡PREocupate!

Sí, sí, sí…lo que lees…PREocupate. ¿La razón? No hay una razón, hay varias. Verás que no solo es bueno, si no necesario PREocuparse. Vayamos por partes…

Sinceramente, ¿cuántas veces has oído «no te preocupes, ocúpate» y has pensado, «sí claro, como si fuera tan fácil» En mi caso, al menos, unas cuantas y lo sigo haciendo y probablemente lo seguiré haciendo a lo largo de mi vida…y «Â¿por qué? y ¿para qué?«…Pues bien, ya lo decía Confucio: «El hombre tiene sus preocupaciones en todos los rincones de la Tierra»…aunque la cuestión interesante a plantearse, considero que es «Â¿cómo?»…¿nos enfocamos en la preocupación o en la PREocupACCIÓN?…¿podemos elegir? Creo que llevamos eligiendo muchos muchos muchos años…

Nuestro cerebro es una máquina de anticipar. A lo largo del proceso evolutivo ha incrementado paulatinamente su capacidad para predecir, utilizando analogías con el conocimiento acumulado de experiencias anteriores, tanto propias como de los ancestros. Según el escritor y filósofo José Antonio Marina, no existe especie más miedosa que la humana. Es el tributo que hemos de pagar por nuestra inteligencia privilegiada.

Por un lado, esta facultad para ser previsores constituye una buena ayuda para la supervivencia, dado que permite evitar el peligro incluso antes de que se manifieste. También es un recurso para aprender, así como para planear proyectos y crear medios con que lograr metas futuras…Y hasta aquí, PREocuparse es positivo, ¿no?…aunque esta habilidad también causa alguno de nuestros fallos más evidentes.

Precisamente la capacidad de anticipar es lo que atrapa a muchas personas en círculos viciosos de preocupación. Al vivir entre el recuerdo y la imaginación, entre los fantasmas del pasado y el futuro, se reavivan antiguos peligros o se inventan amenazas nuevas. Resulta fácil entonces confundir la fantasía con la realidad, y sufrir terriblemente por la incertidumbre de lo que pueda pasar…Esto es precisamente lo que debemos evitar…lo que podemos, si queremos, evitar…

Siempre digo, porque así lo pienso, que no hay nada absoluto…Mientras las cosas no sean nocivas para nuestra salud o la de nuestro entorno, todo está bien. Mientras seamos congruentes y realistas, ante todo con nosotros/as mismos/as, todo está bien. Es cuando las cosas no son lo que queremos, cuando hay más excusas que resultados, cuando hemos de PREocuparnos y ponernos a trabajar para SER, HACER Y TENER aquello que deseamos

El prefijo PRE significa entre otras cosas, prioridad. Con lo que, cuando me refiero a PREocuparse es «ocuparse con prioridad»Â de aquellas cosas que nos acerquen a nuestros objetivos, en lugar de ocuparnos con insistencia de algo antes de que suceda, anticipar acontecimientos negativos sin tener prueba ninguna de que vaya a suceder…eso es preocupación. La preocupación no aborda la solución del problema sino el miedo al fracaso, el miedo a que las cosas no salgan bien, lo que nos causa desasosiego, ansiedad…y es que, ¿tiene sentido angustiarse por lo que todavía no ha ocurrido?

Pues bien, como decía, ya sabemos por qué PREocuparse de manera inteligente (recuerda que inteligente es la capacidad de elegir entre diferentes opciones, la mejor…) y para qué nos PREocupamos y nos hemos estado PREocupando a lo largo de la nuestra existencia. Ahora veremos algunos de los pasos que podemos dar en el camino de la PREocupación, que nos alejen de ese miedo, temor, ansiedad, que provoca esa especie de «complejo de videntes catastrofistas»Â que nos posee en algunas ocasiones…Cómo hacer que sean pasos que nos pongan en acción…A estas alturas ya te lo sabes de sobra, si no haces nada, el resultado será…NADA…Veamos esos pasos: Vete adelantando un pie para empezar con el primero…

1- Vive el momento siempre que sea posible. Estás aquí y ahora. Anticipar acontecimientos, sobre todo con carga negativa, solo te bloquea y te paraliza. Si vas a predecir tu futuro, al menos que sea positivo…insisto, estás aquí y ahora…nada es seguro, lo único que es seguro, aunque suene como suene, es que te vas a morir algún día. La cuestión es cuándo, así que no vendas tu vida a las premoniciones y ¡VIVE!

2- Sé proactivo/a. Haz que las cosas sucedan. No dejes tu vida en manos del azar o de la suerte…¡no existen! Si quieres algo, ¡ve a por ello!…Ya te dirán que no, o ya verás si el camino elegido es el correcto o has de cambiarlo, pero ve a por ello y no dejes que nadie te diga que no puedes, porque ya te lo sabes también, si quieres puedes y si lo crees, lo crearás.

3- Sigue adelante. Deja ir los miedos, preocupaciones negativas, bloqueos…Haz un plan razonable y siempre, sigue adelante.

4- Aprende a cambiar. «Lo único que permanece es el cambio»Â Es la única manera de acercarnos a nuestras metas. Siempre tendremos algo que cambiar para poder avanzar y si quieres ganar, algo has de perder…Deshazte de las creencias que te limitan, de los fantasmas del pasado y lo que no te sirva, recíclalo, cámbialo por algo que te sirva, que te impulse, que sirva de catapulta para llegar allá donde quieras llegar.

5- Deja de querer salvar el mundo. Haz lo que puedas lo mejor que puedas y haz lo que tengas que hacer, eso sí, evita poner más responsabilidad en ti de la que te toca. Primero eres tú, luego el resto. Ponte objetivos alcanzables, evitarás pesadas losas encima de tus hombros y la tan desagradable frustración.

6- ¡Hazlo!. No podía faltar en uno de mis post el grito de guerra y único generador de resultados. Si no lo haces, la teoría quedará muy bonita, la intención será muy buena y todo lo que quieras, pero seguirás igual que estás y te seguirás preocupando de manera ineficaz e improductiva. Puedes elegir, eso es lo bueno, que puedes elegir…

Y…qué eliges: ¿Preocuparte o la PREocupACCIÓN?

 

[sharebox sharetext=»Share This Page»] [/sharebox]

Loved this? Spread the word


About the Author

SaraD

Artículos Relacionados

Érase una vez un nuevo comienzo…

Leer más ...

La Fórmula de la Felicidad: Salud, Dinero y Amor

Leer más ...

Te quiero…lejos: El valor del desapego y la soledad

Leer más ...

Cinco pequeñas acciones para aumentar tu bienestar

Leer más ...
Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}